1. Vender, vender y vender

Cuando no tenemos un área de marketing que nos asesore en nuestro proceso de ventas le damos libertad total al área comercial para vender y realizar negociaciones como mejor le convenga ya que lo importante es vender y cumplir las metas. No hay un área de marketing que este guiando las ventas o pendiente de la rentabilidad de las mismas, así en menos de nada nos damos cuenta que cumplimos las metas, ahora claramente no sabemos si vendimos bien, si la rentabilidad esperada es proporcional al trabajo que invertimos o aún mejor si las ventas lograran superar a los costos de cada uno de los proyectos. Al fin y al cabo, lo importante es vender mucho y no vender bien.


2. No saber lo que hace la competencia o nuestro sector:

Al no tener información de nuestro sector o siquiera de nuestra competencia tenemos una ventaja importantísima y es no saber cómo realmente esta nuestro negocio, somos felices cuando vemos que nuestras ventas crecieron un 15% a pesar que las del sector crecen al 25%, pero como eso no lo podemos saber ya que no tenemos un área de marketing, creemos que nuestro negocio va “Viento en popa” y jamás nos enteraremos que estamos creciendo menos que los demás … Igual ¡estamos creciendo! ¿No?


3. ¿Para qué cambiar lo que siempre me ha funcionado?

Si usted tiene o pertenece a una empresa que lleva muchos años en el mercado posiblemente ha escuchado o dicho esto alguna vez y tiene toda la razón. Que el mundo cambie y este en constante evolución no tiene nada que ver con usted, a usted el negocio le funciona tal y como esta. No se mate la cabeza entrando en temas de redes sociales, internet y marketing digital, porque eso no es para usted, mejor coja esa platica y guárdela debajo del colchón, así tiene una pensión asegurada para el remoto día en el cual las empresas que si hicieron eso tengan la mayor participación en el mercado y usted cierre la suya …Para descansar claro está.


4. No nos preocupamos por lo que piensan nuestros clientes

Ya bastantes líos tenemos a nivel interno para que la empresa funcione como para preocuparnos por lo que piensan nuestros clientes. Al no tener una correcta planeación de mercadeo no nos enteraremos sobre el nivel de satisfacción que tienen nuestros clientes, no adecuaremos nuestro producto a cada cliente, más bien lo hacemos fácil, productos genéricos para necesidades genéricas en ultimas somos humanos y a todos nos gusta lo mismo.


5. El presente es lo más importante

Hoy es nuestro momento, tener un área de marketing que esté pensando en programas de fidelización a largo plazo, en estrategias de temporada, en abrir nuevos mercados, en un nuevo producto, solo supone más esfuerzo y es un esfuerzo innecesario ya que el futuro nadie lo conoce. Lo mejor es centrar nuestros esfuerzos en lo que hacemos hoy que mañana ya veremos. No creo que empresas como Google o Apple ya estén pensando en lo que sacaran el otro año… ¿O sí?


En conclusión, el marketing lo único que hace es aclararnos el panorama, darnos una visión hacia donde queremos llegar, saber que están pensando nuestros consumidores y centrarnos 100% en ellos, mirar que está pasando a nuestro alrededor y darnos pautas de cómo podemos sortearlo. El marketing genera nuevos productos, nuevos servicios, nuevos modelos de negocio, nos dice que nos diferenciara de nuestra competencia y todo esto solo se resumirá en un aumento en la rentabilidad de mi negocio.


Es decir, dolores de cabeza, preocupaciones, mejor tengamos muchos vendedores y un área financiera sólida que COMO ESTAMOS, ESTAMOS BIEN.


GUSTAVO A. QUEVEDO C.

CICLOPE MARKETING