Estimado emprendedor,


Sin duda alguna Los millenials estamos revolucionando el mercado laboral, bien sea porque no aguantamos estar encadenados a un cubículo 8 horas trabajando, porque nos cuestionamos si queremos un empleo estable o simplemente porque nos hemos dado cuenta que la libertad es un bien muy preciado que debemos aprovechar haciendo lo que nos gusta.


Es allí donde muchos nos volcamos al emprendimiento, empezamos con todo el entusiasmo, nos imaginamos grandes proyectos y tenemos ideas magníficas. Pero después de unos meses nos damos cuenta que no todo es color de rosa, los clientes son muy reacios a contratar empresas pequeñas, nos dicen que no contamos con la suficiente experiencia, nos hacen tambalear nuestras ideas y nuestro ego una y otra vez. Esto es a lo que yo llamo “el punto de quiebre del emprendedor”. Nuestra actitud frente a esta situación va a ser la que determine si queremos volver a un trabajo estable o queremos seguir luchando en una incertidumbre constante.

¡Sabían que más del 60% de empresas nuevas no pasan del primer año!


Sin duda emprender no es para todos, a veces es más fácil seguir con tu carrera en un trabajo estable, aspirar a ser jefe, director, gerente; te ahorrarás varias crisis personales, financieras, emocionales; tendrás una vida estable, tus hijos tendrán buenos estudios y muy importante, tendrás todo un año para ahorrar e ir de vacaciones 15 días.


Pero si eres de aquellas personas a las que no les gusta el camino fácil y estás dispuesto a emprender prepárate a sufrir; a buscar apoyo financiero por todas partes, a ver como tus amigos salen a tomarse unos tragos mientras tu estás un sábado trabajando, o sin dinero, a que pocos te entiendan y muchos te juzguen por salirte del molde.


Pero sabes algo, al final del día todo habrá valido la pena. Si trabajas fuerte, algún día esos resultados harán que todos entiendan tu razón para luchar y pasarán a preguntarse como es que tuviste tanto éxito. Mientras tus amigos viajan 15 días al año tú podrás viajar cada 15 días, mientras todos ven a sus hijos solo en la noche tú los veras cada vez que quieras. Porque tu serás el dueño de tu propio tiempo y no estarás “encadenado” a un cubículo 8 horas al día. Porque después de tanta tormenta, por fin habrá llegado la calma y el momento de disfrutar los frutos de tan arduo esfuerzo.


Si estas emprendiendo, ¡Ánimo! ¡que nada ni nadie te detenga! y si trabajas 8 horas al día y no eres feliz, te invito a arriesgarte, a salir de tu zona de confort y a cambiar el mundo ya que tus ideas son únicas y solo tú las puedes hacer realidad.


Prefiero trabajar 5 años de lunes a domingo que 50 años de lunes a viernes”




Gustavo A. Quevedo C.

Strategic Manager

Cíclope Marketing

gustavo.quevedo@ciclopemarketing.com